martes, 26 de octubre de 2021

En Finanzas, ¿qué es un Caballero Negro? ¿y un Caballero Blanco?

Foto by pixabay.com
Las empresas se crean para obtener beneficios y, algunas veces, tienen la necesidad de expandirse para poder mantener el entramado de su estructura de negocio, llegando al límite de que las adquisiciones y las fusiones con otras empresas rozan la agresividad yendo en contra de los intereses de los accionistas de la empresa absorbida. Las compañías atacadas no tienen más remedio que defenderse de las compañías atacantes y para ello existen, financieramente hablando, estrategias de defensa para protegerse de las empresas atacantes. Llegados a este punto, es cuando entran en el campo de batalla las figuras del Caballero Negro y la del Caballero Blanco, ambas enemigas entre sí y relacionadas con una OPA (Oferta Pública de Adquisición) hostil, siendo dos agentes muy importantes en el entorno económico y muy influyentes en todo el amplio contexto de las finanzas, sobre todo cuando se trata de fusiones, adquisiciones y ampliaciones entre empresas.

Blogger Tricks

martes, 19 de octubre de 2021

La Información Asimétrica en el Mercado

Foto by pixabay.com
El Mercado, desde un punto de vista comercial, está formado por vendedores y compradores que ofrecen y acceden, respectivamente, a productos y servicios que tienen un precio acorde a la oferta y la demanda. Allí, vendedor y comprador, teniendo una misma necesidad, quieren satisfacerla generando la acción de intercambio mediante una compraventa.

No hay democracia más perfecta que la del Mercado donde las transacciones son voluntarias entre consumidores libres. Cuando alguien ajeno regula la compraventa, el Mercado pierde su libertad de movimiento y se colapsa en una de las direcciones. El pecio justo de una compraventa se consigue cuando la oferta y la demanda tienen libertad de movimiento, habiendo una información transparente y compartida uniformemente tanto por la parte compradora como por la vendedora. Pero esto habitualmente no es así debido a que una de las partes tiene mayor conocimiento que la otra, surgiendo entonces un “fallo de información en el Mercado” conocido en la jerga financiera como Información Asimétrica o Asimetría de la Información. En casi la totalidad de las transacciones económicas será el vendedor el que posea una información mayor que el comprador.

martes, 12 de octubre de 2021

"El Cisne Negro: El impacto de lo altamente improbable", de Nassim Nicholas Taleb

“El Cisne Negro” es uno de esos libros que, al leerlo, te hace meditar y, cuando lo terminas, te sientes en la obligación de recomendarlo. Y en eso estoy al traerlo aquí en esta ocasión. En general, es una buena y recomendable lectura para aquellos que basan su filosofía en la estadística y en las matemáticas. Sin embargo, creo que es sumamente recomendable para entender cómo gestionar el riesgo en nuestra economía doméstica y nuestras finanzas personales.

El autor, Nassim Nicholas Taleb, de origen libanés, se define como “empirista y escéptico”. Ensayista de éxito y autor de varios libros. Trader en productos derivados, gestor de Hedge Funds y profesor en la Universidad de Massachusetts. Matemático empírico, analista del comportamiento económico del individuo, investigador de las reglas y la lógica de la suerte, de la probabilidad, del saber y de la incertidumbre.

El término de “Cisne Negro” proviene, según parece, de la expresión latina “un ave rara en la tierra, y muy parecida a un cisne negro”. Esta frase, aludiendo a una declaración de imposibilidad, era muy utilizada en el Londres del siglo XVI. Es obvio que en esta época no se conocía ningún cisne negro. En 1697 se llegó a Australia y se descubrió que los cisnes también podían ser negros.

Esto quiere decir que muchas de las creencias que inicialmente pueden ser irrefutables, incluso por evidencia empírica, en un momento dado se desmoronan, aunque provengan de la observación y la experiencia. Prueba de ello lo tenemos actualmente viendo que cada poco aparece un “Cisne Negro” al estar el mundo intercomunicado como lo tenemos ahora.

martes, 5 de octubre de 2021

La seguridad en las inversiones

La seguridad forma parte de la supervivencia del individuo. Tanto es así, que, en la propia educación, desde la infancia, se nos recuerda constantemente con frases como “no toques ahí” o “no hagas eso que te vas a hacer daño”. Posteriormente, la vida nos pone a prueba constantemente y nos hace poner en práctica todo aquello que nos enseñaron y nos contaron en su día nuestros progenitores. Sin embargo, por mucho que se nos insista, sabemos que Santa Bárbara está ahí, pero no nos acordamos de ella hasta que no está la tormenta encima. Sabemos, por el contrario, y no lo ponemos en práctica todo lo que deberíamos, que si hay tormenta no es conveniente tender la colada. Por desgracia, tienen que ocurrir los sucesos para que se pongan en marcha ciertos protocolos de seguridad. 

El inversor doméstico se encuentra con la tesitura de no saber qué hacer debido al desconocimiento, provocado por el escaso interés y compromiso con la gestión de sus ahorros. Veamos, entonces, las garantías y riesgos de cada uno de los productos de inversión.

martes, 28 de septiembre de 2021

Si no puedo pagar mi hipoteca, ¿qué hago?

Foto by pixabay.com

Muchas personas con préstamos hipotecarios, por desgracia, se han tenido que hacer esta pregunta en un momento difícil de su vida y la respuesta no es fácil, pero no está todo perdido y sí se puede hacer algo. Ese algo, quizás, no sea la panacea, pero es un atisbo que en muchos casos ha dado satisfactorios resultados.

Todas las crisis, sean sorpresivas o no, siempre dejan graves secuelas, pero también gran cantidad de lecciones aprendidas que se podrán usar en el futuro si la situación se repitiera. Las crisis anteriores han tenido consecuencias importantes en el Mercado Hipotecario porque muchos ciudadanos habían comprado su vivienda en plena burbuja inmobiliaria y, de pronto, la economía doméstica se les puso en su contra, siendo incapaces de pagar las cuotas hipotecarias aumentando la morosidad y las ejecuciones hipotecarias los castigaron sin misericordia, no sabiendo ni qué hacer en la mayoría de los casos.

Pues bien, un préstamo hipotecario suele ser para casi toda una vida y un posible revés económico familiar siempre sobrevuela durante todo el tiempo que perdure la deuda. Si se está pagando una hipoteca y, por el motivo que sea, la economía doméstica no es suficiente para hacerle frente a las cuotas hipotecarias, que implacablemente caen cada mes, es el momento de armarse de coraje y atacar la situación sin demora para no llegar al momento tan comprometido del impago y perder, por ejemplo, la vivienda familiar, como ocurrió en el pasado cuando estalló la burbuja inmobiliaria, dejando a muchas familias en la calle sin su morada habitual. La información y la formación, en materia hipotecaria, resulta vital para saber en qué punto del préstamo hipotecario nos encontramos para atacar el problema de una forma más activa y eficaz. Cualquier problema que surja, se debe de afrontar lo antes posible, incluso antes de que ocurra. Ante las primeras dificultades para hacerle frente a las cuotas hipotecarias hay que buscar soluciones fehacientes.

martes, 21 de septiembre de 2021

Diferencia entre Puntos, Puntos Porcentuales, Puntos Básicos y Puntos Enteros

Cuando se habla de las variaciones que experimentan los activos o grupo de activos en los Mercados Financieros se suelen expresar en puntos, en puntos porcentuales, en puntos básicos o en puntos enteros dependiendo del Mercado a que uno se esté refiriendo.

Muchas veces, incluidos algunos profesionales, no prestan demasiada atención al significado de cada “punto” y usan uno u otro de forma indistinta sin tener en cuenta su significado real, dando lugar a errores de interpretación. Aún hay alguno que cuando habla del valor de un índice bursátil lo expresa en puntos enteros sin ser consciente de que un índice se mide en “puntos”, no en “enteros”.

martes, 14 de septiembre de 2021

Sistemas Automáticos de Trading

Todo es cambiante y la operativa bursátil no podía ser menos. Qué lejos queda, parece, aquello de operar en Bolsa en los corros a viva voz. Se ha pasado, en muy poco tiempo, de estar los operadores en el parqué físicamente a operar a distancia. Se ha pasado de recibir los títulos de propiedad de los valores bursátiles adquiridos a tener únicamente una simple anotación en cuanta. Y es que nadie se queda inmune al avance implacable y disruptivo de la tecnología. Los más tradicionales se empeñan, sin conseguirlo, en mantener a toda costa su propio sistema de inversión sin adecuarlo a los nuevos formatos, alegando que si antes funcionaba ahora también. Y no les falta parte de razón, pues, aunque la estrategia no ha cambiado, sí la forma de ejecutarla. El inversor en Bolsa de ahora no es el inversor de hace una década, es más, ha variado hasta en lo referente a la formación que necesita para operar: algunos ni siquiera estudian economía pues les basta con ser ingenieros, físicos o matemáticos. De esta forma, nos encontramos con que son los propios sistemas informáticos los que operan en Bolsa surgiendo así los Sistemas Automáticos de Trading.

Un Sistema Automático de Trading es un programa informático que incorpora un conjunto de reglas matemáticas objetivas, permitiendo olvidarse del seguimiento operativo del sistema con el fin de ejecutar las órdenes operativas en Bolsa de cualquier valor negociado en un Mercado Financiero. Para ello se programa el sistema con una serie de condiciones específicas para que, cuando se den en el Mercado, el propio sistema ejecute la orden de compraventa o simplemente avise al usuario de su cumplimiento. La idea de que una máquina sustituya en la operativa bursátil a una persona puede parecer muy atractiva y eficiente, pero no es así al no estar exenta de riesgos.

martes, 7 de septiembre de 2021

Vivienda: ¿comprarla o alquilarla? Esa es la cuestión

Sin lugar a duda, hasta ahora, España es un país de propietarios en lo que a vivienda habitual se refiere. Lo que no está muy claro es si dentro de una década esta afirmación seguirá siendo válida debido a la gran cantidad de adeptos que se está llevando consigo el alquiler.

Siempre habrá quien defienda la postura de la compra y la postura del alquiler atendiendo a sus ideas o a sus circunstancias personales, sin dejar de ser una opción mejor que la otra. Es lógico, por otra parte, preguntarse qué opinión es más ventajosa teniendo en cuenta el bajo precio del dinero en la actualidad. En el momento que nos está tocando vivir, no siempre es posible decidir entre comprar y alquilar: el alquiler se está convirtiendo en una obligación para aquellos que quieran independizarse y no se les conceda una hipoteca según las condiciones que están imponiendo las entidades bancarias. Contratar un préstamo hipotecario para adquirir una vivienda sale más a cuenta que un alquiler, pero hay que destacar que no todo el mundo está en disposición de permitírselo, aunque la cuota hipotecaria sea inferior a la renta del alquiler. El principal escollo que se encuentran los posibles hipotecados es que las entidades financieras solo conceden préstamos por el 80% del precio de venta y/o precio de la tasación, por lo tanto, es necesario disponer de unos ahorros iniciales de entre un 30 y un 35 por ciento para poder acceder a la compra de un inmueble. De esto se puede deducir que es el ahorro inicial y no los ingresos la gran diferencia ente los que compran y los que alquilan. La mayoría de los inquilinos reconocen que su nivel de ingresos es suficiente para acceder al mercado de compraventa, pero solo una minoría cuenta con los ahorros necesarios para afrontar el desembolso inicial.

martes, 31 de agosto de 2021

La Hipoteca: nuestro préstamo más importante

La inversión más importante que se realiza a lo largo de la vida es la compra de la vivienda habitual. Lo ideal sería tener los ahorros suficientes para afrontar dicha compra sin dificultades, pero la realidad no es esa. La realidad es que, si se quiere una vivienda en propiedad, hay que acudir a una entidad financiera para que nos preste el dinero para su adquisición.

Una hipoteca es un crédito que se concede para comprar una vivienda, habitual o no, que se garantiza con la propia vivienda. La cuota a pagar se divide en dos partes: por un lado, estará la parte de amortización del capital prestado y, por el otro, los intereses convenidos según la oferta vinculante.

En el mercado existen diferentes tipos de hipotecas que se pueden clasificar por el tipo de interés (hipoteca tipo fijo, hipoteca tipo variable, hipoteca tipo mixto), por el tipo de cuota (hipoteca de cuota fija, hipoteca de cuota variable), por el tipo de cliente (hipoteca para jóvenes, hipoteca para no residentes, hipoteca para colectivos), por el tipo de inmueble (hipoteca VPO, hipoteca primera vivienda, hipoteca segunda o sucesivas viviendas) y por su naturaleza (hipoteca multidivisa, hipoteca inversa, hipoteca subrogada).

martes, 24 de agosto de 2021

¿Qué son los CFDs (Contratos por Diferencias)?

Los CFDs (Contract for Difference o Contrato por Diferencia) surgen de la liberación del mercado de la electricidad, en la década de los cincuenta, en el Reino Unido para que los fondos de inversión libre (hedge funds) pudieran acceder a la negociación de operaciones con un apalancamiento excesivo. A España no llegan al inversor doméstico hasta el año 2007 mientras que en Reino Unido son muy utilizados por este tipo de inversores.

Un CFD es un contrato sin vencimiento entre un emisor y un inversor por el que se intercambia la diferencia de un derivado financiero o instrumento derivado (producto financiero cuyo valor se basa en el precio de otro activo denominado activo subyacente) en el momento de apertura del contrato y el precio en el momento del cierre del mismo, no requiriendo el desembolso íntegro del nominal de la operación ni ser el titular del activo subyacente.

Cuando se realiza una transacción con CFDs no se compra el activo físico, sino que es un contrato con un intermediario financiero. Por lo tanto, no existe una cámara de compensación que liquide las operaciones y que ejerza de contrapartida, siendo ésta ejercida por la entidad con la cual se contrata el producto de ahí que sean productos OTC (Over the Counter o Fuera de los Mercados Organizados).

martes, 17 de agosto de 2021

Los Dividendos no son siempre el mejor camino a seguir para entrar en Bolsa

Foto by pixaby.com
Cuando los tipos de interés campan a sus anchas por debajo del cero por ciento es necesario asumir una pizca de riesgo para conseguir algo de rentabilidad, aunque solo sea para batir a la inflación. El riesgo que menciono no viene sino de otro lado que de la Renta Variable.

El inversor doméstico español es conservador. Y es conservador porque viene de un pasado donde disfrutó de rentabilidades más que aceptables únicamente depositando su dinero en activos sin riesgo. Sin embargo, es consciente de que hay que asumir algo de riesgo, siendo inevitable pensar en la rentabilidad vía dividendos, pero los dividendos no siempre son seguros ni no siempre son recurrentes en el tiempo, poniendo como muestra la crisis económica que se está viviendo y que ha hecho que algunas empresas reduzcan su pay-out (porcentaje de los beneficios que una empresa dedica al pago de los dividendos) o directamente lo eliminen.

Siempre es mejor invertir en empresas cotizadas que hacen dinero con su negocio que en aquellas que atraen a los inversores por sus buenos dividendos

Una de las estrategias más clásicas a la hora de invertir en Bolsa es hacerlo en aquellas empresas que reparten dividendos, más aún si las empresas de intermediación financiera lo fomentan como una de sus grandes estrategias de cara a conseguir la tan ansiada independencia financiera, llegando, incluso, a hablarse ya de una burbuja desde el punto de vita del marketing coincidiendo con escenarios bursátiles bajistas. En esta bitácora ya he hablado de los Dividendos como una de las fórmulas más habituales de retribución al accionista definiendo al Dividendo como la parte de los beneficios o reservas de una sociedad que se reparte entre sus accionistas y hacía mención a los diferentes tipos que existen.

martes, 10 de agosto de 2021

El Interés Simple, el Compuesto y el Porcentaje

La idea de interés, tal y como la conocemos ahora, parece haber surgido de forma natural en las sociedades agrícolas y ganaderas, reflejando su visión en la reproducción natural del ganado. Los Sumerios utilizaban la palabra mash como interés y también era la forma de denominar los terneros. Tokos era la forma de denominar los intereses en la antigua Grecia, así como a la descendencia del ganado. El latín pecus o rebaño dio origen al vocablo pecuniario. 

Las primeras referencias históricas que existen sobre el cobro de intereses se remontan a textos religiosos de las llamadas religiones del libro, que se oponían inicialmente al préstamo de dinero con interés. Aristóteles condenaba la usura como contraria a la naturaleza de las cosas, concretamente, a la naturaleza del dinero, puesto que como decía el filósofo: “el dinero tiene como fin el intercambio de bienes y no el de reproducirse, como en un parto”; los intereses del dinero serían por ende los “hijos del dinero”. 

El interés se puede interpretar como el precio del tiempo, permitiendo mover el dinero ganado (gastando tiempo de nuestra vida) hacia el futuro y hacia el pasado. El tipo de interés equilibra la oferta y la demanda de dinero en diferentes momentos de tiempo. Así un ofertante de dinero se lo presta a un demandante a cambio de un tipo de interés determinado.

El interés es un indicador que permite medir el rendimiento que produce un capital o el costo de un crédito, siendo proporcional al volumen de los haberes iniciales, a la duración de la inversión y al tipo de interés aplicado. Se diferencian dos tipos: el simple y el compuesto.

martes, 3 de agosto de 2021

La inviabilidad del Sistema de Pensiones en la España Rural

Foto by pixabay.com
Envejecer no es una opción, pero sí es algo individual y diferente. Es cierto que la época de la historia en la que se ha vivido, el lugar, la cultura, la forma, el sexo y la compañía son unos parámetros que condicionan el envejecimiento personal. Jubilarse en el mundo rural nada tiene que ver con hacerlo en el mundo urbano. Muchos de los jubilados que viven en el mundo rural, porque nunca lo abandonaron, no han roto de forma total con la actividad que desarrollaron durante su vida activa, pero tampoco lo desean: ha sido su medio de vida. El modelo de envejecimiento rural es diferente al urbano, atendiendo a que la mayoría de los mayores han quedado solos porque todos sus hijos han participado del éxodo rural, transformando las estructuras familiares sociales de nuestros pueblos.

Una de las grandes aspiraciones para la mayoría de los españoles es la posibilidad de cobrar una pensión con la que satisfacer sus necesidades financieras, después de haber cumplido religiosamente con los años de cotización obligatorios que estipula la Seguridad Social, suponiendo un gran alivio y satisfacción para muchos trabajadores. Todos ellos se preguntaron, y los que estamos en activo en la actualidad nos lo preguntamos ahora, si cuando llegue a la edad dorada se podrá llevar la vida a que se aspira. La respuesta nunca fue fácil (ahora tampoco) porque influyen multitud de factores. La procedencia de los ingresos de los mayores rurales se observa que el 75% de sus rentas provienen de la pensión de jubilación.